El Cáñamo en la cultura de los Hmong

Los hmongs son el grupo étnico minoritario más grande de China. Un pueblo seminómada, que tras el S. XIX, muchos se trasladaron hacia otros países asiáticos como Vietnam, Tailandia, Laos o Birmania. La historia de los hmong también recoge una fuerte cultura del cáñamo en la que las mujeres, son las protagonistas. ¿Te quedas con Miss Weederful y te la contamos?


mujer Hmong

Las mujeres hmong se diferencian entre ellas por el tipo de traje típico que usan. Trajes tejidos con cáñamo, y que dan lugar a las mujeres de «hmong negro»«Dao Rojo» «Hmong florido»; según los colores de sus vestidos. Además, indican la zona geográfica a la que pertenecen.

De todo el proceso de fabricación de los trajes típicos los hmong, desde la semilla de cáñamo hasta el resultado final que luego lucen, son las mujeres quiénes se encargan de ello. Jóvenes y mayores, todas las generaciones se ven implicadas en esta actividad.

Antiguamente, cuando encontraban un nuevo asentamiento, las mujeres buscaban un lugar adecuado donde poder plantar las semillas del cultivo anterior. En la actualidad, es frecuente verlas portar las fibras de camino al mercado, o sentadas en las aceras tejiendo mientras descansan.



Quizás debido a que son un pueblo seminómada, sus representaciones artísticas se concentran en las joyas que ellas mismas también elaboran, y en la ropa de cáñamo.

En cuanto a su arte textil, denominado paj ndaub, son representaciones familiares o de la rama hmong a la que pertenecen a través de ricos estampados con coloridos mosaicos.

Si bien estos trajes ya no se usan de manera cotidiana, siguen haciéndolo en ocasiones especiales como bodas, entierros, la celebración de la entrada del año… De hecho, cuando se acerca un casamiento, las mujeres hmong elaboran trajes de cáñamo como parte de la dote para los futuros novios. Estos trajes, son guardados hasta el día de su defunción.

Los hmong creen que el traje de cáñamo les es indispensable para pasar al otro mundo, pues sin él, sus antepasados no podrían reconocerles.

El cáñamo guarda mucha simbología en los rituales funerarios de los hmong. Lo usan para proporcionar protección al fallecido, y también para mantener su espíritu y su cuerpo juntos.

“Ahora el Maestro te ha traído al camino, viajando hacia el cielo hasta el final. Llevarás zapatos de cáñamo para recorrer el camino de la muerte; […] caminarás por tu camino y desaparecerás”

Cántico fúnebre en uno de los rituales hmong


Sin embargo, no sólo los productos de fabricación a gran escala han desplazado la cultura del cáñamo a la exclusividad de las ocasiones especiales. También el turismo de la zona ha hecho que muchas jóvenes no muestren interés por el arte de tejer. Ahora, si tienes la oportunidad de viajar a Sapa, ciudad de hmong, verás como las mujeres han desarrollado una nueva línea comercial; ¡son unas fantásticas guías turísticas!

De hecho, Sapa Sisters es una empresa de trekking fundada por dos mujeres -una sueca y otra hmong- que trabaja con y para mujeres. El objetivo de esta empresa es dotar de recursos a las mujeres hmong, y es la única que les ofrece ventajas como baja maternal o asistencia médica en hospitales privados.

Aún así, en sus casas aún tienen los telares con los que algunas con más asiduidad que otras, tejen sus prendas de cáñamo. Una estructura de madera y con rudimentarios pedales, con la que las mujeres van ordenando y entrecruzando los hilos de esta fibra, hasta conseguir una tela. Luego utilizan los pigmentos de otras plantas, como el añil, para darle color al tejido. Es fácil reconocer a aquellas mujeres que han estado tejiendo, por el color azul que esta planta les deja en sus manos.

La civilización de los hmong, sigue siendo un pueblo patriarcal en el que las mujeres residen sometidas a un segundo plano. Sin embargo, en el comercio y sus costumbres, llevan la voz cantante. Y aunque el turismo contribuya un poco a que vayan abandonando sus costumbres ancestrales, también les sirve de ventana al mundo y de espejo, para intentar mejorar aspectos de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *